Mutualia
Mutualia Preguntas frecuentes

Prestaciones económicas


Tras la modificación dada al artº 141.1 del TRLGSS , por la Ley 27/2011 de 1 de agosto, de actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social, se reconoce expresamente la compatibilidad entre la pensión de incapacidad permanente total con otro trabajo (incluso en la misma empresa) siempre que las nuevas funciones desarrolladas no coincidan con las que dieron lugar a la incapacidad.
Ahora bien, el incremento del 20% en la pensión (del 55% al 75% de la base reguladora), que se reconoce a los trabajadores mayores de 55 años, es incompatible con la realización de trabajos por cuenta ajena o propia, así como con las prestaciones de Seguridad Social que puedan derivarse de dichos trabajos, como son el subsidio de incapacidad temporal o las prestaciones de desempleo que pudieran corresponder por los mismos.
No obstante lo anterior, la realización de cualquier trabajo, bien sea por cuenta ajena o por cuenta propia, debe ser comunicado por el pensionista al Instituto Nacional de la Seguridad Social, salvo en el caso que derive de enfermedad profesional, en que será necesaria la autorización previa del mismo Organismo  Gestor.


El régimen fiscal de las pensiones e indemnizaciones derivadas de accidente de trabajo es distinto en función del territorio en el que se tribute. Con carácter general, salvo en el caso de personas que tributen en el Terrritorio Histórico de Araba/Alava que están exentas de tributación, sus importes están integrados dentro del concepto de rendimiento de trabajo a efectos del Impuesto Sobre la Renta de las Personas Físicas (incrementando el importe del mismo en el ejercicio que se imputan),y por tanto sujetos a retención, con las siguientes particularidades:

 

 

Lesiones Permanentes No Invalidantes

Incapacidad Permanente Parcial

Incapacidad Permanente Total

Incapacidad Permanente Total Cualificada

Incapacidad Permanente Absoluta y Gran Invalidez

Araba / Alava (1)

Exentas

Exentas

Exentas

Exentas (2)

Exentas

Bizkaia

Tributan en un 50%, el otro 50% está exento

Tributan en un 50%, el otro 50% está exento

Tributan al 100%

Gipuzkoa

Navarra

Tributan al 60%, el 40% del importe restante está exento

Tributan al 60%, el 40% del importe restante está exento

Tributan al 100%

Territorio común (resto del estado)

(1)   Como regla general, a las prestaciones señaladas anteriormente no se les aplica la citada exención si se desarrolla simultáneamente una actividad económica o se perciben rendimientos del trabajo (excepto determinados rendimientos que si son compatibles con la exención). En estos casos, se deberá tributar tanto por la prestación que se percibe como por los restantes rendimientos. No obstante cuando se perciban las prestaciones en forma periódica, esta incompatibilidad no será de aplicación en el período impositivo en que se perciba por primera vez la prestación.

(2) Aplicable a los pensionistas mayores de 55 años, que no compatibilizan la pensión con ningún otro tipo de trabajo remunerado.

En cuanto a las pensiones derivadas de fallecimiento por accidente de trabajo o enfermedad profesional, únicamente están exentas las de orfandad desde 1 de enero de 2013, y las pensiones a favor de familiares si son reconocidas como consecuencia de una incapacidad permanente en los grados de absoluta o gran invalidez, o si los beneficiarios de las mismas son menores de 22 años. Las indemnizaciones a tanto alzado derivadas de fallecimiento presentan el mismo régimen fiscal que los importes de baremo o de incapacidad permanente y parcial.

Adicionalmente a todo lo anterior, todas las  pensiones derivadas de actos de terrorismo se encuentran exentas de tributación.


Tras presentar la solicitud junto con la documentacion solicitada, le efectuaremos un pago con las cantidades pendiente hasta la  fecha del ultimo parte de confirmación presentado. En ese momento le enviamos  por correo ordinario a la direccion comunicada en la solicitud de pago directo una notificación informándole del contenido de la prestacion . A partir de entonces, los pagos pasan a ser mensuales, siempre a mes vencido y entre el día 5 y el 10 de cada mes. Para mas información, consultar calendario de pagos en nuestra pagina WEB.


la documentación solicitada la puede presentar  en cualquiera de los centros de Mutualia o de Corporación Mutua.  Tambien puede remitirlo por los siguientes medios a los centros de tramite de Prestaciones Economicas:


- Por fax :

  • Bizkaia: 944 042 103
  • Gipuzkoa: 943 430 153
  • Araba: 945 009 091
  • Madrid: 91 567 03 71

- Por mail:

 


- En nuestras oficinas:   Consultar en nuestra pagina WEB el enlace “donde estamos” y ver el mapa de los centros propios de Mutualia


Si  su empresa no le abona por dificultades económicas  puede solicitar el pago directo por este motivo (marcar en la solicitud la casilla correspondiente a incumplimiento empresarial).   Pueden darse dos situaciones:                                                                                                                                                                                                                                                                                 1. Cuando la empresa reconoce el incumplimiento, en el certificado de empresa, los documentos a presentar son los siguientes :                                                                                                                                                                                                                                                                                  - Fotocopia del  DNI o documento equivalente en vigor.

- Solicitud de pago directo IT-F1(formulario que deben firmar los propios interesados  – el nº de cuenta debe ser  del titular o autorizado del mismo-)

- Certificado de cotizacion IT-F2 (formulario que debe ser  cumplimentado y firmado por  la empresa) 

2. Cuando la empresa no reconoce el incumplimiento, puede presentar la siguiente documentación: 

 - Fotocopia del  DNI o documento equivalente en vigor.

- Solicitud de pago directo IT-F1(formulario que deben firmar los propios interesados  – el nº de cuenta debe ser  del titular o autorizado del mismo-)         

-  Escrito indicando desde que fecha  la empresa no le abona la prestacion.

 En estos casos nos ponemos en contacto con la empresa al objeto de confirmar la situación que nos traslada en su escrito.

Con toda la información aportada por usted y su empresa, la Mutua resolvera su solicitud.

Los formularios IT-F1 y IT-F2 estan a su disposición en la página WEB 


Con carácter previo a la solicitud de la prestación de riesgo es necesario que el servicio médico de la mutua valore si  su puesto de trabajo supone un riesgo en su estado de gestación o en el del lactante, asi como las posibilidades de adaptación o cambio de puesto por parte de su empresa en colaboración con nuestro servicio de prevención.

A tal efecto deberá solicitar la valoración de riesgo de su puesto de trabajo mediante el  formulario CP-REL-F1 junto con la documentación que se le indica en ese formulario.

En el supuesto de que quede acreditado la existencia de un riesgo relacionado con su trabajo y este no pueda ser evitado ni la empresa le pueda proporcionar otro puesto compatible con su estado, podrá solicitar la prestación económica cumplimentando el formulario CP-REL-F3 junto con la documentación indicada en el mismo.


La incomparecencia injustificada a las citaciones médicas de la mutua es una de las causas  de extinción del subsidio de incapacidad temporal, así lo dice  la Ley General de Seguridad Social (artículo 131 Bis) .  Así pues, si usted está convocado, bien telefónicamente bien por carta a una revisión en la Mutua y no puede acudir,  antes de que llegue el día de la cita, contacte con el servicio médico para justificar su ausencia y pedir nueva cita. Si llegado el día usted no acude se le enviará un acuerdo de extinción de la prestación que solo será revocado si justifica el motivo de  la incomparecencia.  Recibido el acuerdo de extinción tiene el plazo de un mes para presentar una reclamación.

Las sentencias que ha habido en relación a esto indican que un simple olvido no se considera causa justificada. Además,  es importante señalar que el cambio de domicilio debe ser comunicado ya que es responsabilidad de la persona que cobra la prestación tener  actualizados  los datos.  


La gestación no se puede considerar una enfermedad por tanto por el hecho de estar embarazada no procede que su médico le expida  una baja o que usted deje de ir a trabajar. Sin embargo pueden darse dos circunstancias que pudieran determinar que procede la suspensión de la actividad laboral: la primera,   la existencia de una patología/enfermedad que le incapacite para el trabajo, situación que deberá valorar su médico de atención primaria y si lo estima conveniente emitirá la baja médica.

La segunda se refiere a las trabajadoras que realizan un actividad laboral que les puede afectar negativamente en su salud o en la del feto, en este caso la empresa está obligada a evitar ese riesgo cambiándole de puesto, adaptándolo, etc, esta obligación viene recogida en la Ley de Prevención de Riesgo Laborales (art.26). Solo si esto no es posible, y una vez que los médicos de la mutua han valorado que efectivamente existe riesgo laboral, puede la trabajadora suspender su actividad de acuerdo con su empresa  y solicitar el pago de la prestación economica a la mutua.


Mediante declaración médica (modelo CUME-F6) del facultativo del Servicio Publico de Salud responsable de la asistencia médica del menor en la que se indique la enfermedad que padece, los ingresos hospitalarios de larga duración y se concrete el periodo estimado en el que requiere de cuidados directos, continuos y permanentes. En el caso de que el médico responsable de la asistencia del menor pertenezca a una entidad privada dicha declaración deberá cumplimentarse también por dicho facultativo.
La declaración médica es documento imprescindible para el reconocimiento del primer mes de la prestación y las posteriores prorrogas, por periodos de dos meses como máximo, que se soliciten por parte del interesado. Desde Mutualia, antes de la finalización de cada periodo de reducción de jornada reconocido le comunicaremos con tiempo suficiente mediante carta certificada que debe aportar una nueva declaración médica para reconocerle la siguiente prorroga.
Además, inicial y periódicamente le solicitaremos informes médicos actualizados del menor en los que se detalle la evolución y situación de la enfermedad, tratamiento (médico, rehabilitador, farmacéutico, etc.) que recibe y cuidados que requiere.


Para acceder a la prestación ambos progenitores, adoptantes, acogedores o tutores tienen que estar afiliados y en alta en algún régimen del sistema de la Seguridad Social y encontrarse simultáneamente realizando una actividad laboral que les impida prestar los cuidados directos, continuos y permanentes que requiera el menor. En las situaciones descritas anteriormente no se cumple dicho requisito ya que la persona que se encuentra en tales situaciones dispone a priori del tiempo necesario para dedicarlo al cuidado del menor.
Solo en el caso de que se acredite fehacientemente mediante certificado médico que dicha persona no puede dispensar los cuidados directos, continuos y permanentes al menor debido a su estado de salud se tendría en cuenta dicha circunstancia al valorar el cumplimiento de los requisitos de acceso a la prestación.


En primer lugar debe dirigirse a la TGSS para solicitar su baja en el regimen de autonomos teniendo la posibilidad de suscribir un convenio especial con la propia TGSS.  Por su parte  Mutualia independientemente de que suscriba dicho convenio especial,  continuará abonandole la prestación de incapacidad temporal hasta su recuperación. 


La empresa puede solicitar a la mutua el reintegro de esas deducciones que no se ha practicado y que le corresponden; para ello la empresa debe rellenar y remitir a la mutua el formulario denominado "Solicitud de reintegro de prestación por incapacidad temporal abonada en régimen de pago delegado y no deducida en los boletines de cotización" que se puede descargar desde la página web de Mutualia. Además debe adjuntar, los modelos TC-1 y TC-2  correspondientes al mes anterior a la Baja y de  los meses para los que solicita el reintegro y una copia del DNI o documento equivalente de la persona que solicita el reintegro.





Jurídico


En el Régimen General no procede el inicio de la actividad laboral efectiva hasta que no se haya verificado el alta en la Seguridad Social, momento que es registrado por la Tesorería General con fecha y hora precisa. Ese registro temporal es el que determina el momento del inicio del aseguramiento, por lo que aquellos hechos que puedan producirse con anterioridad pueden considerarse o bien fuera de cobertura (por no encontrarse el trabajador de alta en la Seguridad Social), o bien pueden derivar en responsabilidad empresarial por incumplimiento de sus obligaciones de afiliación (accidentes de trabajo anteriores al alta en la Seguridad Social). Las consecuencias pueden ser económicamente graves tanto para el trabajador, que puede verse desprotegido, como para la empresa, que puede incurrir en graves responsabilidades económicas dependiendo de la gravedad del hecho, por lo que es importante confirmar el registro del alta en la Seguridad Social antes del inicio efectivo de la prestación del servicio.


Los pacientes disconformes con las altas médicas emitidas por los Servicios Públicos de Salud o las Mutuas antes del cumplimiento de 365 días de baja pueden impugnarlas ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social iniciando un procedimiento específico de revisión de alta médica. A su vez, las altas médicas emitidas por el propio INSS en procesos que exceden de 365 días pueden ser impugnadas ante el propio Instituto Nacional mediante un procedimiento igualmente específico de disconformidad con el alta. Ambos procedimientos son voluntarios, por lo que su no utilización no impide la impugnación en sede judicial de las altas médicas.


Si bien es cierto que el Tribunal Supremo exige para la consideración del accidente de trabajo in itinere que exista una vinculación temporal entre la hora de producción del accidente y la hora de entrada o salida del trabajo, éste elemento cronológico habrá de determinarse en cada caso concreto, en función de las características del desplazamiento en cuestión. No existe por tanto un criterio general que establezca para todos los casos, de manera automática,  el citado margen de una hora.


Tal y como establece el Tribunal Supremo para la consideración del accidente de trabajo in itinere es necesario el elemento que denomina teleológico, es decir, que la finalidad del desplazamiento en cuestión esté determinada por el trabajo. En el presente supuesto y, en general en todos aquellos en los que el desplazamiento obedezca a una finalidad de carácter personal, sin relación alguna con el ámbito laboral, faltaría por tanto el citado elemento y no se considera accidente de trabajo. Todo ello sin perjuicio de que se trate de un desplazamiento autorizado por la empresa.


No. El INSS otorga a esta reclamación el valor de Reclamación previa frente a una resolución que es por si misma ejecutiva por lo que la mera interposición de la reclamación no suspende los efectos de la misma y el trabajador deberá de reincorporarse a su puesto de trabajo en la fecha fijada en la citada resolución.


La declaración de incapacidad permanente es uno de los supuestos de suspensión con reserva de trabajo previstos en el artículo 48.2 del Estatuto de los trabajadores, que se extenderá durante un periodo de dos años a contar desde la fecha de la resolución por la que se declara dicha incapacidad, pero  sólo   cuando en dicha resolución se haga constar un plazo para poder instar la revisión por previsible mejoría del estado invalidante del interesado, igual o inferior a dos años.


Las coberturas que procuran las Mutuas se ciñen a las prestaciones públicas contempladas en las leyes reguladoras de los distintos regímenes de la Seguridad Social. La acción protectora tanto del Régimen General como de los Regímenes Especiales de la Seguridad Social incluye prestaciones dirigidas a la sanación del trabajador o a la compensación de pérdida de rentas salariales por situaciones que impiden temporal o definitivamente el desempeño del trabajo. Entre dichas coberturas no se incluye compensaciones por los daños materiales, distintos de los corporales o físicos del trabajador, que pudiesen derivar de un accidente, sea éste laboral o no.


La asistencia médica en las bajas por contingencias comunes corresponde a los servicios médicos de Osakidetza o de los Servicios Públicos de Salud. Esto puede llevar al paciente a considerar equivocadamente que no está obligado a someterse a los controles médicos de la Mutua en aquellas bajas que ésta subsidia. Esos controles médicos van dirigidos a la comprobación de que concurren los requisitos legales que justifican el pago de la prestación económica, por lo que la incomparecencia injustificada a los mismos es causa legal de extinción del subsidio. Los efectos de esa extinción no son subsanables por la acreditación posterior de que la baja está justificada. La extinción es el efecto derivado del incumplimiento del deber de someterse a esos controles, lo que no debe confundirse con el alta médica, cuya emisión sigue correspondiendo a los servicios facultativos responsables de la asistencia sanitaria. 


Es necesario el consentimiento del trabajador y por tanto, se puede negar, salvo en alguno de los siguientes supuestos, y previo informe a los representantes de los trabajadores, cuando sea necesario el reconocimiento:
a) Para evaluar los efectos de las condiciones de trabajo sobre la salud de los trabajadores.
b) Para verificar el estado de salud del trabajador por si pudiera constituir un peligro para él mismo, para los demás trabajadores o para otras personas (pudiera ser el caso de la alcoholemia)
c) Cuando así lo prevea una Ley para la protección de riesgos específicos y actividades de especial peligrosidad (art. 22 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales)


No, sólo el facultativo de la Mutua a la que corresponde cubrir las contingencias profesionales. En cualquier caso, el único competente para declarar dicha contingencia a salvo del facultativo mencionado, es el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS).